Apofenia

Por David Jáuregui.

Regresar
Apofenia

23 de febrero de 2021

Dicen que si unes las suficientes letras, formas una palabra y, conectando varias de ellas, construyes una oración. Así se desarrollan las ideas en el papel, en una concatenación de bloques semióticos, a la que se le imbuye de un sentido global. Y de esa raíz, precisamente, nace el espíritu de los munch-ips: conectar ideas, temas, géneros. 

Los munch-ips son un espacio para experimentar con todo esto, teniendo como referente la curiosidad del momento. Así, estos “cachitos de curiosidad”, conectan puntos que parecieran tener poco que ver. Es la apofenia: vislumbrar patrones en datos, argumentos, narraciones, inconexas para darles un sentido, aunque no necesariamente lo tenga. En cada munchip se forma una nueva interpretación de una idea, de un sentido imaginario que une lo disperso. 

Un año después, cincuenta munch-ips más tarde, se termina un arco narrativo. Hemos abordado diversos temas artísticos, filosóficos y sociales a lo largo de estas cincuenta semanas. Y, dentro de ellas, veintiún munch-ips fueron dedicados al año 2020 (con su parte 2, el 2021), que tan interesante ha sido, y a la pandemia, que tanto desconcierto y dolor nos ha traído. Ese arco narrativo, de tantas partes como años lleva el siglo, se resume en este especial, Apofenia

Para festejar el aniversario de este espacio, el año 2021 decidió publicar la crónica de su antecesor, sus veinte munch-ips, con el mismo ánimo juguetón, acertijoso y cínico que lo caracterizó. Así pues, este especial es, en realidad, un instructivo. De los números 21-45, publicamos veinte munch-ips independientes, pero que eran parte de un solo arco narrativo y estaban interconectados entre sí. El mismo ánimo de conectar ideas se tradujo en conectar textos, capítulos, munch-ips. 

A continuación, las supuestas reglas para jugar con Apofenia —amén de que “reglas” sea un decir, porque puedes hacer lo que se te antoje—:

  • Puedes comenzar en cualquiera de los 20 munch-ips mencionados a continuación.

  • En cada munchip de Apofenia, hay vínculos marcados, por ejemplo, así: [M⚡4]. El número indica el munchip al que dirige ese vínculo. 

  • Todos los números están acomodados para que, sin importar en cuál munchip comiences, si avanzas veinte, habrás pasado por el arco narrativo completo. [Y si encuentran alguna laguna, me avisan jaja].

  • Para avanzar, puedes: 1. Elegir cualquier número de los marcados con vínculos en el texto; o 2. Moverte uno hacia delante en “Siguiente”. 

  • Si te atoras, puedes moverte +3 o -3 hacia delante o atrás. 

  • Para poder acceder al 21, el final, es necesario llegar al 20.


Como parte del juego, puedes utilizar el siguiente tablero para ir marcando los munch-ips que avances. 




Y, finalmente, aquí está la lista de munch-ips que comprenden el arco de Apofenia. Que los disfrutes :-)


1. Llueven veintes 

2. De diez en diez 

3. Luego luego 

4. Colmillos rojos 

5. Transmisión en vivo 

6. Biblioteca digital 

7. Hacer memoria 

8. Abrir el broche de oro 

9. Las reglas del juego 

10. Fuera de lugar 

11. ¿Y cómo está tu algoritmo? 

12. Colilla de cigarro 

13. Sirena rojiazul 

14. Salvado por la campana 

15. El cuerpo del iceberg 

16. Matar al mensajero 

17. Stickers gatunos 

18. Horroróscopo 

19. Interdependencia 

20. Alcanzar el clímax 



Pd: A partir de ahora, renovaremos este espacio para invitar a más plumas y abordar nuevos temas. Publicaremos uno cada dos semanas. Gracias por acompañarnos. Igualmente, si te interesa escribir un munchip, no dudes en contactarnos a redaccion@ipstori.com.

Leyendo signos

Carla es la típica amiga que, como estudió un diplomado en neurolingüística, piensa que tiene el derecho y la autoridad de decir a los demás cómo llevar su vida. ¿Conoces a alguien así?

José Luis Dávila