image
Alcanzar el clímax

Alcanzar el clímax

La sala alcanzó el impase al que toda cumbre suele llegar. Seis cuerpos y medio que miran hacia ese punto de la pared que de pronto se vuelve interesantísimo. Está el tipo desgarbado, que vino a pedir que las transmisiones de electrónica reiniciaran. Traquetea sus dedos en el reposabrazos del sofá, el cual acordó con el profesor podía ser su asilo temporal. Después de que la policía lo confundiera con un ladrón y de un breve intercambio de presentaciones, el joven le pitcheó una idea tan exquisita que le ofreció incluso alojarlo para que la desarrollaran...

Interdependencia

Interdependencia

Ya me quiero dormir porque el bicho me despertará a las cinco, pero estos no se callan, piensa la niña en la cocina. Siente cómo su padre se cuelga de ella: sin decirlo, le suplica que no se vaya, que no quiere quedarse a solas con el tipo desgarbado. Ella, por su parte, se cuelga del gato. Cada que intenta bajarse de su regazo, lo detiene y vuelve a sentar, a cambio de ligeros masajes en la coronilla. El peludo ronronea contento. Todos esperan a la madre. Al parecer, un incidente con el otro hijo, el gemelo, la perturbó insondablemente, llevándola al grado de necesitar con urgencia vomitar el secreto. A pesar de la separación, el padre sigue siendo su bastión de confianza y llantos intempestivos, por lo que le pidió con un mensaje parco y un sticker gatuno que la recibiera lo más pronto posible...

Horroróscopo

Horroróscopo

Sabía que este iba a ser un pésimo día; la tragedia no se presentaría en forma de sucesión, una bola de nieve enlodada, sino como un tajo que cae de pronto y arruina el resto de la jornada. Así se lo habían advertido. Lo tenía claro desde en la mañana, cuando se lo anunció una notificación en su teléfono. De entre todas las posibilidades, siempre habría una peor y esa era la que quería evitar, so pena de enredarse como le sucedía al hijo de la vecina. Fue el mensaje fatídico, una solicitud de audiencia por parte de la coshamiga, el que le ennegreció la perspectiva y lo instó a pararse de inmediato...

Stickers gatunos

Stickers gatunos

Mientras scrollea en Facebook, el muchacho tumbado en un colchón sin base se topa con un estado de su hermano que suena más bien críptico. Dice que buscando quién lo ayudara a hacer un guante, encontró quién le diera la mano. Podría ser una historia textual y factual, en la que algún mentor desconocido le ayudó, o bien, alguna metáfora de autoayuda para motivarse ―mediante el rezo disfrazado de mantra― a seguir adelante. Pero, en cualquier caso, le insta a entrar a su perfil. El algoritmo funcionó: le pusieron en pantalla a alguien que aprecia, por lo que se le antoja aumentar la dopamina de verlo...

Matar al mensajero

Matar al mensajero

Los pocos centímetros de grosor de la puerta no son suficientes para evitar que el niño escuche las débiles exhalaciones. Un rumor agitado proviene de la habitación cerrada. Él desconoce qué significan los rechinidos y los ocasionales suspiros, pero no tiene demasiado interés en investigar. Acaba de llegar de una visita a su padre y a su hermana, pero arribó con antelación, por lo que técnicamente él no debería estar ahí. Consciente de su condición de intruso y confundido ante todas las posibilidades de su actuar, prefiere encerrarse para...