CERRAR X

“Inocente palomita…”: el engaño de Los Santos inocentes

¿Qué tan cierto es que Herodes mandó matar a cientos de niños durante su reinado? ¿Por qué “conmemoramos” algo tan horrendo “haciendo bromas” a los demás? He aquí algunas respuestas sobre el día de los Santos inocentes.

por CBR

En México (y gran parte de Latinoamérica) es “tradición” que el 28 de diciembre seamos en extremo precavidos. Procuramos no hacerle un préstamo a nadie, dudamos de cualquier noticia “sorpresiva o impresionante” e incluso no salimos de casa pues es muy probable que nos hagan una broma pesada o de mal gusto. En pocas palabras: que abusen de tu “inocencia”. Pero, ¿de dónde nos viene esto?

Supuestamente, el Día de los Santos Inocentes conmemora un episodio hagiográfico del cristianismo. A saber, la matanza de infantes menores de dos años nacidos en Belén (Judea), ordenada por el rey Herodes I el Grande para deshacerse del llamado “rey de los judíos”: Jesús de Nazaret. 

El (supuesto) origen

En el Nuevo Testamento, según san Mateo, se dice que unos sabios (que no eran “reyes” ni “magos”, sino estudiosos del zoroastrismo) llegaron a Jerusalén desde Oriente y se presentaron ante el rey Herodes I el Grande. Le dijeron que habían seguido una nueva estrella sobre Israel, que señalaba la llegada del nuevo “rey de los judíos”. Herodes, temeroso de perder su poder, pidió a los “reyes magos” que fueran en busca de ese niño y volvieran para informarle de su paradero. Por supuesto, éstos no volvieron.

Reyes_mayos_santos_inocentes
Adoración de los Reyes Magos, pintura de Juan Bautista Maino (1581–1649). © Wikimedia Commons.

Entonces se dice que Herodes envió a un grupo de soldados a Belén para matar a cualquier niño menor de dos años. Con ello se aseguraba que el supuesto mesías jamás llegara a ser rey. Luego, en tiempos de Constantino, la Iglesia Católica decidió “conmemorar a las víctimas” cada 28 de diciembre. Y así nació el día de los Santos Inocentes.

Qué dice la historia

Sin embargo, al estudiar a fondo este “episodio bíblico” en contraste con la historia, salen a relucir varias contradicciones y falta de evidencias.

Memorias de escritores: ¿a quién pertenecen sus ideas?

Si algo distinguía a los romanos, era un seguimiento puntual de la historia, aunque los acontecimientos envilecieran a personajes públicos o gobernantes por sus crímenes y abusos. Por ello conocemos de sobra las atrocidades de Calígula o Nerón, o los excesos económicos de Julio César.

Volviendo al Evangelio según san Mateo (capítulo 2, versículo 1) ahí se dice que «Jesús nació en Judea en los días del rey Herodes». En la antigüedad se daba fe de los acontecimientos a partir de los reinados. Lo cierto es que Herodes el Grande gobernó entre los años 37 y 4 a.C. Es decir: Herodes ya estaba muerto cuando Jesús ni siquiera había nacido.

Por otro lado, un historiador especializado en Herodes, Flavio Josefo (37–101 d.C.), sí describió a este gobernante como “un ser enfermo por el poder” y registró el asesinato de varios familiares suyos que intentaron (o que él sospechaba querían) usurparle el trono. Pero, curiosamente, no hay una sola mención a dicha masacre de niños de su parte. 

Para colmo, la “primera mención histórica” de la matanza, no aparece sino hasta el siglo VI de nuestra era y sólo en documentos de la misma Iglesia católica.

Ergo: no hay ninguna evidencia histórica confiable de que tal “masacre infantil” hubiera sido ordenada por Herodes ni nada por el estilo. Algo de esa magnitud los romanos lo hubieran registrado en varios documentos oficiales, de los cuales hacían varias copias a lo largo de todo el imperio. 

Santos_Inocentes_Herodes
Cristo ante Herodes, pintura del Maestro de Sigena (fl. 1515–1521) © Wikimedia Commons.

Por qué “conmemoramos” una masacre con bromas

Es de sobra conocido que la Iglesia, para consolidar su dogma, difundió falsas historias de mártires y masacres de cristianos por parte del Imperio Romano. Por ejemplo, el mito de que “miles de creyentes” eran sacrificados en el coliseo. Tal es el caso, también, del pasaje hagiográfico sobre el supuesto origen del día de los Santos Inocentes. 

La engañosa «falsa nostalgia» por lo que no vivimos

Durante los primeros siglos de influencia de la religión católica, las “celebraciones” fueron unidas a fiestas paganas con el fin de que los pueblos las adoptaran de inmediato.

Así ocurrió con la llamada “fiesta de los locos”, un festival que se conmemoraba en todo el centro de Europa entre la Saturnalia y la fiesta del Sol Invicto (y que ahora conocemos como Navidad y Año Nuevo). Víctor Hugo, en su novela Nuestra señora de París, describe de forma puntual cómo era esta especie de carnaval. La Fiesta de los locos se celebraba con comida abundante, música escandalosa, disfraces y todo tipo de excesos y ofensas que hubieran sido castigados en otras circunstancias. Se cree que esta celebración se remonta a festejos dionisíacos de los antiguos helénicos.

Fiesta_locos_Santos_Inocentes
Fête des fous (“Fiesta de los locos”) grabado de Pieter Van der Heyden, 1559. © Wikimedia Commons.

El día de los tontos

El día de los Santos Inocentes conservó la irreverencia de la Fiesta de los Locos y, con el tiempo, el libertinaje se fue adaptando a bromas de mal gusto. Finalmente, “aprovechó”  los distintos sentidos que se le pueden dar al término “inocente” para convertirlo en un día en el que más vale no confiarse de nadie. Aunque es más común en países de tradición cristiana como los hispanoamericanos, el mundo anglosajón celebra una fiesta similar llamada ‘Fools’ Day’ (el día de los tontos) el 1 de abril.

“Profesionales de la farsa”: los creadores

Para el mundo alglosajón la fecha cambió a partir del siglo XVIII, cuando entró en vigor el calendario Gregoriano. Sin embargo, ellos siguieron ofreciendo regalos de “año nuevo” el 1 de abril, que es cuando antiguamente comenzaba el año.

En México, desde hace más de 20 años los diarios comenzaron la “tradición” de publicar en sus portadas noticias “chistosas” (o imposibles) respecto a la política nacional. Así que si usted de pronto se topa con la noticia de que “el presidente en turno dejará de dar sus conferencias mañaneras”… Inocente palomita: aún no tenemos tanta suerte.

Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas nuestras novedades. Descarga la app para Android o iOs y cuéntanos qué te parecen las ipstorias