Quinsil P. Arredondo

Estudiante de dos carreras y feliz diseñador de modas, comenzó a escribir cuando tenía ocho años ante la necesidad de dejar un registro permanente de sus juegos imaginarios en los que usualmente él era protagonista y así lo que comenzó como un juego divertido, se convirtió en uno de los ejes fundamentales de su vida. No importa dónde esté, el ritmo de vida acelerada actual o las veces que lo haya querido renunciar, sabe perfectamente que siempre será un escritor y la necesidad de escribir siempre estará a la espera en forma de críticas, sentimientos, sensaciones y a veces de recuerdos.
Nació en Morelia un 22 de Noviembre sólo unos segundos antes que los mariachis celebraran el día del músico. Hijo de artistas (un gran guitarrista que rescata la música regional michoacana y una excepcional actriz, declarada primera actriz en Morelia) creció sensibilizándose por la bella música, el teatro y la pintura para después a temprana edad tener sus primeros acercamientos con la literatura. Motivado por su madre, quien lo llevaba a la librería con regularidad para que él pudiera elegir sus libros. Seducido por las letras y la belleza que tienen los libros entre páginas, se dio cuenta de que podía plasmar sus fantasías en papel, evitando que se perdieran y poder disfrutarlas después tantas veces como quisiera. Así llegaron los primeros borradores en hojas escolares; aunque sencillos en redacción, tenían un fondo amplio y rico alimentado por la activa imaginación y creatividad del pequeño nuevo escritor. Con el paso de los años, además de narrativa, comenzó a desenvolverse en la poesía con ese estilo particular que lo caracteriza: sensible e incisivo. Hoy, 17 años después del inicio de la primera historia que sale de su pluma, Quinsil P. Arredondo lleva su vida entre sus pasiones: las letras, la psicología, su familia y las motocicletas.

Sus historias

Esperanza
Esperanza
¿Dónde quedó el escritor?
¿Dónde quedó el escritor?
Verdad errátil
Verdad errátil
Una cerveza
Una cerveza
Escape
Escape
Descanso
Descanso
Metacreación
Metacreación
Lo busqué
Lo busqué
Desayuno
Desayuno
La intolerancia
La intolerancia
Fábrica de hombres
Fábrica de hombres
El gato
El gato
Hipocresía
Hipocresía
Café
Café
Ideas que llegan de repente
Ideas que llegan de repente
Buen provecho
Buen provecho
Aguacate
Aguacate
Cuando Dios pidió perdón
Cuando Dios pidió perdón
Armas y dinero
Armas y dinero
Bibliomanía
Bibliomanía