Wolframio

Nacido en la Ciudad de México en el año 2000 con una discapacidad física parcial. Sin mayores recuerdos antes de los 5 años que hacer reír a un doctor al decir que la única alergia eran las verduras. Lo cual está bien porque tener alambres antes que todos los dientes igual no incentivan los recuerdos más cálidos. Lo que siguió fue una genérica infancia para un niño diferente que solo es posible recordar bajo la misma luz que iluminan las radiografías, muy recurrentes en un expediente un tanto infrecuente. Los mejores recuerdos son en compañía de mi familia lo cual en la actualidad continúan. Y la chispa creativa ya estaba desde entonces, los juguetes pueden dar testimonio de ello.
Pasaría de largo la pubertad de no ser por un profesor. Mi maestro de Formación Cívica y Ética, Eduardo Salinas. Quien me ayudó a darle un sentido a mi vida antes que siquiera me surgiera la necesidad de hacerlo, lo cual le estaré eternamente agradecido. Me dijo que lo más importante es ayudar a los demás sin importar el miedo y con los años abrazo más ese ideal.
Los años consecuentes son a los que debo mi actual estado. Mi lugar común era la biblioteca en CCH Oriente, uno de los planteles de la UNAM para el nivel escolar medio-superior. Descubrí a los autores que más han influido en mi estilo: Poe, London y Quiroga. Conocí mi programa de televisión favorito, La Dichosa Palabra en Canal 22 al que le debo haber intensificado mi llama por la literatura. Mi canal de YouTube predilecto es Esquizofrenia Natural cuyos documentales evitaron que me tomara mi adolescencia con demasiada ligereza. Conocí a alguien que se llama Brenda, sin saber que me mostraría el verdadero significado de la amistad. Por último, pero no menos importante está la influencia de mis profesores. Mi profesor de latín, Aldo Morales, y mi profesor de literatura Raymundo Díaz; quienes impulsaron mi espíritu y me ayudaron con mis primeros pasos.
Con la universidad caminé por el comencé a caminar por las líneas que ya tracé. Aunque mi experiencia es mínima me atreví a compartir lo que he aprendido, consciente que los primeros intentos estarán llenos de fracasos, pero tal como el primer que me fue publicado, debo decirme “no contarás tus fracasos”.

Me llamo José Ruíz. Mi pseudónimo es Wolframio. Estudio Biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Me han publicado en anteriores revistas (Punto de Partida, Salvaje y Raíces). Mis mayores objetivos son conocer las verdades humanas y compartirlas mediante las historias. De mí no hay mucho que decir más que dolencias extraordinarias endulzadas con alegrías que por suerte son rutinarias.

Sus historias

Archivo desclasificado
Archivo desclasificado